Páginas

Copyright

Todas las imágenes y contenidos pertenecen a Julia Alvarez. Copyright 2004-2014. Todos los derechos reservados. Por favor consultar antes de copiar, bajar o hacer vínculos a mis imágenes o textos.

sábado, 30 de enero de 2016

hora

es la hora de las brujas
las que danzan sobre mí
desaparezco tras mi creación
estado impecable
para ser
a esta hora
cuando todo es solo
cuando el aullido suena mudo
y la risa es un girasol al caer la luz
derraman mis palabras 
-las que no son mías-
su esencia
fuera de mí
contando semillas
trivialidades
escalones
gotas frías
y fuego azul
desarmo mi cuerpo
para guardarlo
en aquel rincón
triangular
y mi pelo vuelve amorfas
mis ideas
es la hora de las brujas
las que danzan sobre mí
años luz de recorrido
milenios de repetición
un hombre dormido
una mujer esperando sin esperar
que llegue lo que nunca se fue
que aparezca de repente
tan callada 
resonante
terminal y creadora
el alma
con su verdad



lunes, 18 de enero de 2016

uno

Los colores no existen por separado. No puede haber sólo blanco, sólo negro.
Y por lo tanto, tampoco puede haber sólo blanco Y negro.
Todo es UNO. Hay una unidad detrás de todo. O subyacente, o envolviendo todo.
El silencio y la palabra, tampoco existen. Son sólo ocasiones con que se pintan los movimientos de ese todo.
Palabra y silencio son UNO. Por eso tampoco elegimos a nuestro antojo cómo y cuándo utilizarlos.
A veces sucede que un grupo de palabras torpes equivale a un silencio que se nos escapa. Y a veces a la inversa, un silencio espeso y obstinado es un cúmulo de palabras que tienen miedo de ser.
(Como si algo pudiera dejar de SER, solo por tener miedo…)
Escuchando en silencio aparece el sonido. Y creando sonido damos lugar al silencio.
Mirar a los ojos es hablar. Con o sin palabras que lo acompañen. Y por eso da miedo. Vértigo de conocer lo que hay detrás de los ojos del otro. Vértigo de saberlo. De tener que hacernos cargo de que lo sabemos. De darnos cuenta de que no sabemos qué hay detrás. Y en el fondo de que tampoco podemos saberlo.
Ir y venir. Entre palabra y silencio. Entre silencio y palabra.
Y sobre todo, aprender el camino. Y al conocerlo, reformularlo. Infinitamente.









viernes, 11 de diciembre de 2015

cenizas

Los rescoldos de nuestro pasado queman
aún ardientes
y luego son solo carbones

Pero debió existir el fuego
inexorable
y primero que nada
la madera

El fuego que la quema
es primero ardor
elucubrando una magia
toda fascinación
volviéndola materia renegrida
y corazón de aire

Y ahí
es cuando encendemos
el carbón ya utilizado 
por otros fuegos
anteriores, pretéritos
con el del hoy

Consume en volátiles chispas
fulgurantes brasas
y sonidos ancestrales
la madera que conservaba
apenas su esencia

Y allí
en ese momento
una nueva magia se desenvuelve
frente a nuestra sabia mirada:
llegan la madera
el carbón
y el último fuego
a volverse cenizas


jueves, 19 de noviembre de 2015

insomnio de sueños

Tengo el insomnio de la falta de sueños.
Me falta el sueño porque no sueño.
Despierta.
Sueño dormida, porque estoy dormida.
Insomnio de sueños.
Buscaré el amanecer
donde todo el sueño termina
y empiezan los sueños.

Soñaré otra vez.






jueves, 1 de octubre de 2015

extraño

estar / ser


silenciosa
verborrágica
miradora
entrelazada
a distancia
sentada
mirada
caminando
respetada
acostada
telepática
nombrada
delirando
reflejada
fresca
besada
musical
asombrada
eléctrica
apasionada
toqueta
atravesada
ardiendo


con vos


miércoles, 16 de septiembre de 2015

el jardín

y en mis sueños quiero 
que me dedique un jardín
que construya rincones
para mí, para mi ser, 
para mi calma, para mi corazón
que siembre semillas,
plante brotes, madres e hijos
multiplicándose 
sólo para que yo
respire en medio de su vida
la otra, la de afuera,
la que es la misma que la mía
mis células multiplicándose asimismo
y muriendo libres
caminando, sentada
en ese jardín, el mío
el que hizo para mí
para mis sentidos
con sus aves, sus insectos
sus aromas y el sonido del viento
una hamaca, así, tradicional
para mis huesos alegres, tristes, 
cansados y renovados
lo quiero imaginando
haciendo planes con las manos en el aire
y mis pies descalzos 
recorriendo la realidad de su imaginación
un jardín para mí
para mi vida,
porque el jardín de mi vida ya lo hice yo