Páginas

Copyright

Todas las imágenes y contenidos pertenecen a Julia Alvarez. Copyright 2004-2016. Todos los derechos reservados. Por favor consultar antes de copiar, bajar o hacer vínculos a mis imágenes o textos.

jueves, 15 de septiembre de 2016

calambre

Los acordes del día entre murmullos 
Una melodía que me suena tan marrón 
Una canción muda bajo mi pecho
Una noche de viento tanto viento 
Tanto por hacer
Palabras ciegas en mi boca
No me dejan dormir
Oigo grillos en mis oídos 
Alarmas en mi sien
Todo es confuso
Mis dientes tan tensos, calambres
Lo veo a él y a él y a él también 
Tanta gente me habla entredormida
No me griten, hago lo que puedo
Qué quieren de mí en esta tormenta
Puedo poco, soy tan fuerte
Soy tan débil, cuidame 
Tanto por hacer que depende de mí 
Cada vez que busco algo hermoso
Algo simple y luminoso
Que me ayude a decir adiós 
Viene lo feo, el nudo, el dolor
Todo lo oscuro que encierra cada vida
Recuerdos manchando recuerdos

Lobos en vela, vengan por mí 
Si no dormiré al menos espero 
Ser buen alimento 
Para tan sabias fieras


martes, 17 de mayo de 2016

tarde

y cuando eras feliz
todo tenía colores
pero no los veías
solo reparaste cuando todo
empezó a ser de uno o más tonos de gris

y cuando eras feliz
tus ojos se alegraban tanto
que volaban chispas
a todo el que te miraba
pero no las veías
solo viste fuego cuando las chispas callaron

y cuando eras feliz
sabías escribir
sin morder penas
dejar palabras en oídos
y caricias en manos
pero no las escuchaste ni sentiste
solo abriste tus manos al ardor

ahora que mirás
escuchás
sentís
ya no hay alegría
y entonces sangrás tu dolor



martes, 19 de abril de 2016

truena

Rugen los truenos
anuncian algo 
no sé qué,
pero algo anuncian
que vengan los truenos
no tengo miedo
tengo noche
paciencia
y sueños



miércoles, 23 de marzo de 2016

cuando vos estabas

Qué verdiazul era la mañana
temprano cuando vos estabas
qué de rocío y de hojas
qué de seguras pisadas
qué de sueños, qué de sueño
qué verdiazul y mojada era la mañana
cuando vos estabas

Qué de violeta eran las tormentas
sobre el mar cuando vos estabas
qué de rayos y estampidas
y reírse fuerte en el agua salada
qué inundación constante
de truenos y abrazos
de horizonte y de cielo violeta
cuando vos estabas

Qué amarillo era el cielo
cuando vos estabas
amarillos cirros, amarillas luces
amarillos vuelos y amarillos tornados
amarillo el mundo entre nuestros ojos
nuestros silencios cálidos
y nuestras palabras
qué amarillo era mi cielo
cuando vos estabas

Supimos ser color
supimos ser ansia
supimos noches de ventanas deshojadas
supimos ser niña, ser hombre, ser gente
supimos canción de madrugada
supimos nadar sin orillas
sabiendo sin saber qué nos esperaba
supimos ser semilla
supimos ser todo
supimos ser nada

Qué verdiazul, qué violeta, qué amarillo
era el mundo cuando vos estabas.

sábado, 30 de enero de 2016

hora

es la hora de las brujas
las que danzan sobre mí
desaparezco tras mi creación
estado impecable
para ser
a esta hora
cuando todo es solo
cuando el aullido suena mudo
y la risa es un girasol al caer la luz
derraman mis palabras 
-las que no son mías-
su esencia
fuera de mí
contando semillas
trivialidades
escalones
gotas frías
y fuego azul
desarmo mi cuerpo
para guardarlo
en aquel rincón
triangular
y mi pelo vuelve amorfas
mis ideas
es la hora de las brujas
las que danzan sobre mí
años luz de recorrido
milenios de repetición
un hombre dormido
una mujer esperando sin esperar
que llegue lo que nunca se fue
que aparezca de repente
tan callada 
resonante
terminal y creadora
el alma
con su verdad



lunes, 18 de enero de 2016

uno

Los colores no existen por separado. No puede haber sólo blanco, sólo negro.
Y por lo tanto, tampoco puede haber sólo blanco Y negro.
Todo es UNO. Hay una unidad detrás de todo. O subyacente, o envolviendo todo.
El silencio y la palabra, tampoco existen. Son sólo ocasiones con que se pintan los movimientos de ese todo.
Palabra y silencio son UNO. Por eso tampoco elegimos a nuestro antojo cómo y cuándo utilizarlos.
A veces sucede que un grupo de palabras torpes equivale a un silencio que se nos escapa. Y a veces a la inversa, un silencio espeso y obstinado es un cúmulo de palabras que tienen miedo de ser.
(Como si algo pudiera dejar de SER, solo por tener miedo…)
Escuchando en silencio aparece el sonido. Y creando sonido damos lugar al silencio.
Mirar a los ojos es hablar. Con o sin palabras que lo acompañen. Y por eso da miedo. Vértigo de conocer lo que hay detrás de los ojos del otro. Vértigo de saberlo. De tener que hacernos cargo de que lo sabemos. De darnos cuenta de que no sabemos qué hay detrás. Y en el fondo de que tampoco podemos saberlo.
Ir y venir. Entre palabra y silencio. Entre silencio y palabra.
Y sobre todo, aprender el camino. Y al conocerlo, reformularlo. Infinitamente.