Páginas

Copyright

Todas las imágenes y contenidos pertenecen a Julia Alvarez. Copyright 2004-2016. Todos los derechos reservados. Por favor consultar antes de copiar, bajar o hacer vínculos a mis imágenes o textos.

lunes, 25 de febrero de 2013

"Ellos saben qué es el tiempo"



"Ella pasa una noche por la cuadra de siempre, obligada ruta de la vuelta a casa. La luna es fría y azul y los árboles se vuelven invierno. Pasa frente al edificio conocido, impersonal, que marca la mitad del camino.
El en su habitación azul, vacía, balbucea sílabas en el saxo. Le arde en las manos con ganas de cantar voces y escupir sentidos. Salen bruscos sonidos que rebotan en las paredes haciéndose oír.
Ella pasa sin detenerse y lo escucha.

El escribe notas de aquellas que nada sabe, y desparrama en el suelo papeles que dan cierta seguridad contra el frío interior.

Ella pasa otra noche y se detiene. Se asoma sin ser vista a la ventana y ve la pared azul como un mar sin peces. En el techo una lámpara redonda y en el medio él, inclinado sobre el instrumento como preguntándole cosas. Ella quisiera saber qué le dice. Y los sonidos aún son torpes. Y él tiene barba.

A él una noche le pesa el techo. Y entonces toca a oscuras. Y ella pasa y se detiene metros antes. Lo escucha y no lo ve, y piensa en sus manos: las manos de otro se han hecho ya ruta obligada. Quisiera ir al fondo del mar.
El quisiera salir a la superficie. Llevarse consigo los fraseos, los hilos, los cúmulos de sonidos.
La habitación vacía está negra. En la ventana se asoma una cara. “Quiere que le dedique una canción”, piensa él. Y se acuerda del tipo que sabía lo que era el Tiempo.
Ella se acuerda de Jack Kerouac y piensa “este tipo sabe qué es el Tiempo”.
El sopla y le sangran las manos.
Y ella entra por la ventana."


PD: ¿Hay lectores todavía por ahí? Si tienen ganas, dejen un comentario, siempre es grato saber que hay almas del otro lado.

sábado, 16 de febrero de 2013

Puzzle

Recogé todos los pedacitos 
y volvé a armarte si podés.
Son solo pedacitos.
Ni piezas llegan a ser:
no hay garantías de que encastren.
Simplemente debés
tomar la decisión
de si vas a hacerlo
o no.


jueves, 7 de febrero de 2013

Los sentidos del mundo


Impacto en la piel, profundo.
Impacto en el dolor airoso.
Impacto en el alma descubre.

Todo me es, nada me gana.
Presento el costado, cansado, de piedra escabrosa.
No lucho, no escucho.

Y en golpes, recibo la espuma de húmedos deseos,
que no son míos, que tal vez no quiero.
Y me besa el silencio, el todo del mundo
que ya no es paz ni desvelo,
sino sólo olvido para los ojos que se cierran.

Yo sigo siendo,
entrañando mi yo sin percibirlo.
Incubando solsticios para mi desdén.
Para que un día caiga y se marchite
frente a un portal de luces nuevas.

Quiero decirte que es el silencio
lo que más me palpita,
lo que saca el infinito de mi asombro
de adentro hacia afuera.

Y yo no crío huesos, no crío carne ni alma.
Solamente un revoltijo de mí misma.
Para mí tal vez hoy,
tal vez mañana.

martes, 5 de febrero de 2013

Purgatorio (nuevo-viejo)


(Nuevo el nombre. Viejo el existir.)

Voy a purgar mis lágrimas lejos de tu almohada
Nunca las primeras
pero las que siguen, las que no quieren detenerse
Lejos, pero no tan lejos
que no sienta tu respiración
Lejos, a unos pasos, donde tu piel dormida
no me inquiete
donde tu cuello, fuerte y frágil a la vez
no atormente mis sentidos
Voy a pugarlas
abrirles la compuerta
o simplemente abrirla un poco más
Lejos de tu almohada
dejo que mi mar se vuelva salina
y dé sabor a tus rincones
Escuchando tu calor a mis costados
y sintiendo aun en llanto
la alegría de tenerte cerca
Presiento que nada nunca es suficiente
que nunca nada lo es todo
ni se le acerca
Pero un día es todo
tu mano en mi cadera
y al siguiente minuto es nada 
tu silencio ante mis ganas
Y entonces lloro, primero cerca
y después lejos 
de tu almohada
porque es lo que sé hacer
Y entonces río entre tus ojos
y entre mis ganas
porque es lo que sé hacer
Soy de extremos y de entrega
de escondrijo y de confianza
de miedo y escaleras
que me llevan o construyo
cuando todo me hace falta,
cuando siento tu cuerpo clavado
en el medio de mi alma.