Punto


Papeles que se abren
para recibir mis palabras
ávidos y hambrientos
en lo silencioso de la noche
y para cerrar sus ojos
y guardarlas
hasta un lejano
y próximo instante
en el que sienta 
que no las recuerdo
y que sin ellas, 
incomprensiblemente,
me falte el aliento.


Comentarios

  1. Siempre es un lindo momento, para mí, el pasar por acá y leer, escuchar, mirar. Gracias
    Sergio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras, Sergio. Siempre.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Lo que ella quiere

el lenguaje de la lluvia