lobos en vela

Tengo una vela,
solo una me queda,
la enciendo esta noche
de lobos
en vela.
Devolvéme el sueño
despierto, el del día,
el que busca el silencio
en tu cara dormida.
Perdí el paso
en el momento
en que eludí la caída.
Abrazáme los ojos,
besáme la noche
de vela encendida.
Con tu mirada interminable
hacéme un agujero
en el centro, bien adentro.
Prestáme tus manos
y el latido
entre tu pecho y las mías.
Cantá una canción
y en tus palabras
amáme dormida.


Comentarios

  1. y tenés la inspiración
    que -paradójicamente- me electrifica
    y acaricia el alma.
    ¿Alguna vez nos despertaremos?
    Sabés cuánto espero ese día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh.
      Sí.
      Y sí.
      (Hay electricidad en los apagones.)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Lo que ella quiere

el lenguaje de la lluvia