cenizas

Los rescoldos de nuestro pasado queman
aún ardientes
y luego son solo carbones

Pero debió existir el fuego
inexorable
y primero que nada
la madera

El fuego que la quema
es primero ardor
elucubrando una magia
toda fascinación
volviéndola materia renegrida
y corazón de aire

Y ahí
es cuando encendemos
el carbón ya utilizado 
por otros fuegos
anteriores, pretéritos
con el del hoy

Consume en volátiles chispas
fulgurantes brasas
y sonidos ancestrales
la madera que conservaba
apenas su esencia

Y allí
en ese momento
una nueva magia se desenvuelve
frente a nuestra sabia mirada:
llegan la madera
el carbón
y el último fuego
a volverse cenizas


Comentarios

  1. Aporto mi sal parrillera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. se agradece el aporte con un grupo de chispas caprichosas

      Eliminar
  2. Gracias Julie, por el fuego compartido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, y ¡gracias por leer, y comentar!
      Leí tu texto y ya estaba inspirándome para escribir algo que... ya había escrito. Y de pronto lo recordé.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Lo que ella quiere

el lenguaje de la lluvia